Relatos bajo la forma mágica de una propiedad ajena, la del lector. Autoría encubierta en mentira y espejo del que no soy... del que lee. Siniestro juego, encanto de una pasión más allá de mí mismo, inscripta en un otro siempre ausente de mí... agonía de un deseo que se hace signos: símbolos de quienes somos o hacia donde vamos... Entre el silencio y la línea que nos divide: palabras, traducciones de nosotros mismos, lenguajes de nuestra propia ausencia.

martes, 2 de mayo de 2017

Saber amar

Quien sepa amar que me lo enseñe.

Quien lo sepa que me lo diga.

Estoy solo y mi corazón quebrado.

Que aunque más no sea un angel me cubra y asista.

Hoy podría ser otro día, pero es el hoy del adios, de la ausencia y del fin.

Duele menos que el amor que no funciona, que no enaltece ni alumbra... pero, en fin, duele hasta que sane.